martes, 17 de febrero de 2009

Friede, Freude, ... Palatschinken (¿¿??)

Los que aprendemos alemán en Austria vamos por el mundo diciendo cosas raras como Erdapfel en vez de Kartoffel, o Karfiol en vez de Blumenkohl. Es lo que tienen las variedades regionales de un idioma, sobretodo en lo que a nombres de ingredientes y comidas se refiere.

Es por eso que si quieres degustar un crepe (tortita, panqueque o similares...) en, un poner, Ingolstadt y pides un Palatschinken te mirarán con cara rara porque allí se debe decir Pfannkuchen. Peeeero... si estás en Berlín y pides un Pfannkuchen te servirán esto en vez de esto, allí se debe decir Eierkuchen.

En total, que para evitar estas pequeñas diarreas mentales lo mejor es hacerlos en casa, poder así participar en el HEMC de este mes y ¡que se llamen como quieran!

Crepes/Tortitas/Palatschinken/Eierkuchen/Pfannkuchen de manzana y bacon (inspirada en una receta de la revista Lecker)

palatschinken

Ingredientes

3 huevos
una taza de leche
100 gr. de harina
una pizca de sal
2 manzanas
un poco de mantequilla
unas cuantas lochas de bacon
sirope para servir

Se baten los huevos, la leche, la harina y la sal y se deja reposar la mezcla media hora.
Mientras, se pelan y descorazonan las manzanas y se cortan a rodajas finas.
En una sartén se doran un par o tres lonchas de bacon, se añaden tres o cuatro rodajas de manzana hasta que empiecen a tomar color. Entonces, se añade un poco de mantequilla y suficiente masa como para hacer una tortita. Se deja cocer bien, se da la vuelta y se reserva en el horno a 100ºC para que no se enfríe. Se van haciendo tortitas hasta que no quede masa. Si se acaban los otros ingredientes antes, se puede continuar haciendo tortitas "naturales" y si se acaba la masa antes, se puede continuar salteando el resto de los ingredientes para tener más "tropezones" para las otras tortitas.
Se sirven calentitas con el sirope favorito de cada uno (remolacha, arce, agave...)

Y con esta va otra de desayuno, a este paso voy a tener que cambiarle el nombre al blog ;)

¡Salud!

21 comentarios:

  1. **Desayunos con Marona**
    Riquísmos estos Eierkuchen. Y si el fin de semana sales de Berlín a Brandenburgo, tienes que pedir Plinsen!
    PD: ...un par o tres lonchas... me ha hecho pensar, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Qué buenas esas tortitas con el relleno incluído! Mmmm...

    ResponderEliminar
  3. Buenaaaas... ay, ¡qué dura es la vida del estudiante de alemán! jajajajaja
    Bueno, yo el par de lonchas lo puse troceado, jejejeje, y además, eran lonchitas estrechitas y muy finitas que casi no se veían... jo... ;)

    ResponderEliminar
  4. Uy, Lolah, que nos hemos cruzado... me alegro de que te gusten, a mí me encantó el contraste salado-crujiente-ácido-cremoso-dulce de la combinación. :)

    ResponderEliminar
  5. Ya estaba yo al acecho para preguntarte con qué sirope las coméis por allí... hasta que me he acordado de ese sirope de remolacha que le gusta tanto a Ibán (y te he leído hasta el final :-) Es verdad que es curioso lo de las variedades; no es por ponerme petardo-lingüista, pero hay todo un debate ideológico en eso de llamarlas "dialectales", término cargadito de política... los forofos del interculturalismo y la diversidad preferimos "variedades regionales" o "nacionales", término que representa mejor la legitimidad del alemán-francés-español-lo que sea hablado en diferentes países... perdón, ya paro, es que llevo tiempo encerrada leyendo y escribiendo sobre el tema... ;-). Volviendo a la manduca, fíjate que en francés el término reservado para las "crêpes" no se parece en nada al que denomina los doughnuts ("beignets"), curioso que por allí sean de la misma familia... vale, me voy con la tesina a otra parte ;-D. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ... ¡y qué bonita tu tetera! ¿Es esa que te regaló papá Noel? :-D

    ResponderEliminar
  7. Arantza, pues muchas gracias por ilustrarme en estos temas. Ahorita mismo cambio el término, porque el que tú propones me gusta mucho más :)
    Nada más lejos de mi intención que ponerme en plan político, y menos con cosas relacionadas con las lenguas... jurl.
    Al tema manduquero, yo las tomé con el sirope de agave, porque es el que en este momento tengo en la despensa. Intento controlarme y comprármelos de uno en uno... el próximo va a ser el de remolacha y luego quizá un golden syrup, y después volveré a comprarme el de arce... estaría muy bien poderlos tener todos a la vez, pero he decidido moderarme...
    Teniendo en cuenta que Pfanne=sartén y Kuchen=pastel, tampoco es de extrañar que sean de la misma familia, al fin y al cabo los dos van a la sartén. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. jijiji, me has pillado con la tetera.. ¿verdad que es preciosísisma? :)

    ResponderEliminar
  9. Was für eine sehr schöne Teekanne!
    Guten Appetit :-)

    ResponderEliminar
  10. Hola Marona.

    Pues sí que te estás especializando en desayunos...

    Pero siempre son bien recibidas las ideas para esta comida primera del día, y son son tan multisabrosas como esta, pues más.

    Hay que probar eso de las manzanas con el bacon y todo lo demás. Suena rico y muy nutritivo.

    Un abrazo y buen provecho.

    ResponderEliminar
  11. Espero que venga el frío otra vez para tener una excusa y hacer un desayuno contundente de tortitas como éstas y que no me puedo imaginar como deben ser con el sirope de ágave al que le tengo querencia pero que engorda igual el condenado auqnue lo hagan pasar por más sano.
    Un besín

    ResponderEliminar
  12. No se me había ocurrido nunca eso de hacer tortitas con manzana. Qué cosa más rica se ve.

    ResponderEliminar
  13. Dios mío que trabalenguas, soy incapaz de pronunciar todos esos nombres, ya hice mucho con aprenderme lo de Garmisch-Partenkirchen, ja, ja..., pero de lo que si soy capaz es de comerme tus deliciosas tortitas, se llamen como se llamen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Y yo aún jamás he hecho tortitas (ni ninguna variedad idomática que se le parezca). Con lo ricas que tienen que estar para desayunar, con miel o sirope por encima... el toque de la fruta me encanta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Ohh!!! ¡Qué pinta más rica! (se llamen como se llamen, yo no discrimino a nadie) Ja, ja....

    ResponderEliminar
  16. Ayyyy Maronaaaaaa que graciosa eres explicando las cosas jajajaja, no sabes lo que disfruto leyendote...y muy buena foto y receta sencillita...besoss

    ResponderEliminar
  17. Se llame como se llame, se coma como se coma, la verdad es que seguro que deben estar exquisitas.

    Besotes,

    Ana y Víctor

    ResponderEliminar
  18. Estos desayunos despiertan hasta a las marmotas: contundentes y sugerentes. Marona for president

    Maria C.

    ResponderEliminar
  19. puppe, Cristina, "I can't take my eyes off of her" ;)

    El Secretario, es que es mi comida favorita y cuando hay una luz más bonita en mi casita para hacer las fotos :D

    CRIS, yo creo que aunque no haga mucho frío un desayuno "com cal" nunca está de más :). Yo ya me he resignado a que todo lo que sabe dulce engorda, es la cruda realidad ;D

    marisabel, yo a veces les pongo arándanos o fresitas en verano :)

    Pilar, menos mal que para comer bien no se necesita saber idiomas, si no, iba yo apañá :)

    Akane, ¡ooooh! ¡Sacrilegio! Ahorita mismo te me pones a hacer una tanda ;) Además, puedes hacer muchas, envolverlas con papel de aluminio y congelarlas, por la mañana las metes tal cual en el horno y mientras te duchas tienes el desayuno calentito en la mesa ;)

    María, no, no, no hay que discriminarlas pobrecicas, aunque tengan un nombre raro, animalicos ;)

    Maria José, muchas gracias :) me alegro de que te lo pases bien.

    Ana y Víctor, yo creo que se podrían hacer con harina de trigo sarraceno perfectamente, porque no tienen que subir. La próxima vez lo pruebo así :)

    Maria C., sí, sí, la marmotilla se despertó inmediatamente. :D:D:D

    ¡Gracias por los comentarios y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  20. Hola Marona, quien tuviera un desayuno como éste!!!! me encanta la idea de las crepes con fruta,, tendremos que probarlo.. saludos.

    ResponderEliminar