martes, 16 de diciembre de 2014

Chiribitas y servilletas

Echo de menos los eventos blogueros. Esas reuniones virtuales de un montón de gente haciendo cosas juntos, participando, intercambiando, riendo y creando. Eran una oportunidad de conocer, de aprender y de imaginar. Por eso, cuando Paula nos presentó su calendario de Adviento participativo (¡vaya currada!) los ojos me hicieron chiribitas y las orejas palmas.

Para mi cumpleaños me regalaron un curso de costura online. Como soy una vaga no me da la vida para todo y las circunstancias no han sido las propicias, desde agosto hasta ahora sólo he conseguido hacer dos lecciones de susodicho curso: una bolsita que usé para envolver los regalos de unos amigos y unas servilletas que quería que formaran parte de un mini lote de Navidad para nuestros nuevos vecinos, a modo de disculpa por nuestros conciertos matutinos… ;-) ¡¡¡Unas servilletas!!!

¡Qué bonita coincidencia! La propuesta del calendario de Adviento de Paula y sus chicas para el día 16 era unas servilletas, así que aquí van las mías…

.

La primera que hice fue siguiendo las indicaciones de la segunda lección del curso, pero estas dos de la foto las hice con este otro tutorial, para que las esquinas quedaran más pulidas. Las coloqué en una cesta de las que traen los champiñones del supermercado, les puse una bolsita con estos frutos secos y otra dentro de un vasito de papel con estas trufas y ya tenía el regalo montado.

Aquí os dejo la versión simplificada de la receta de las trufas, por si aún os da tiempo de que se cuelen en alguno de vuestros menús o regalos de estos días.

Trufas de avellanas

.

Ingredientes (para una cantidad indecente de trufas)

un kilo de cobertura de chocolate del 40%
una naranja
500 ml de nata
una pizca de canela
250 gr de avellanas molidas
cacao amargo en polvo

Trocear la cobertura de chocolate y ponerla en un recipiente de vidrio. Hervir la nata con la piel de la naranja y la canela y dejarla reposar unos minutos, como una infusión. Volver a hervir la nata y colarla en el recipiente donde está el chocolate. Dejar reposar un par de minutos y remover hasta que el chocolate se haya fundido completamente, incorporar las avellanas molidas y dejar enfriar en la nevera. Cuando ya esté la masa fría, hacer bolitas y pasarlas por el cacao (intentando que no quede la mesa hecha un desastre, como la mía ;-)), colocarlas en el recipiente donde se van a servir y mantener en frío hasta el momento de servirlas.

Y con este detallito me despido de este año, que a partir de pasado mañana esto va a ser un no parar de comer, ir arriba y abajo, abrazar y besar… Como no creo que nos podamos ver antes del 2015 aprovecho para desearos ya unas muy felices fiestas y un año nuevo lleno de cosas buenas y bonitas.

¡Salud!

domingo, 14 de diciembre de 2014

Queridos Reyes Magos...

Este año me he portado regular. No he sido nada constante en el blog, he resultado ser bastante quejica, he perdido demasiado la paciencia y he comido demasiados bocadillos en vez de cocinar CDM (Como Dios Manda). Ya sé que cada año digo lo mismo, pero mi propósito de enmienda es serio. Estoy planeando algunos proyectos, que si supero mi timidez y mi pereza quizás hasta salgan adelante, ¡quién sabe!

Una cosa os aseguro, me he esforzado y me esforzaré mucho, cada día, cada hora, en hacerlo lo mejor posible, en ejercitar mi desgastado sentido del humor y en quejarme lo menos posible. Es por eso que os pido algunas cosillas, para mantenerme motivada en mis ganas de mejorar ;-)

Primero, quiero tener algo bonito para decorar mi espacio de trabajo, algo inspirador y que me de ganas de hacer cosas lindas, algo como los calendarios de Lusi.


Después, quiero continuar haciendo ganchillo, quiero aprender y dejar de hacer chapuzas, por eso os pido uno de estos cuencos de Verónica, para que no se me enrede la lana y tenga un lugar donde guardarla sin apelotonarla.


También me gustaría mejorar mi estilismo culinario, así que no estaría mal tener uno de los delicados paños de Caterina para que hagan de fondo de mis fotos.


Para todas estas cosas necesitaré una buena dosis de inspiración, así que por favor, me gustaría tener una inscripción al curso de Mónica, para pasearme con ella de la mano y poder abrir mejor los ojos a lo invisible.


No todo lo que pido es para mí, también quiero que traigáis cosas bonitas y únicas, como los abanicos de Karmele,


o los colgantes de Idni


a mis amigos más queridos, que me han aguantado este año pasado sin rechistar, para que sepan que son personas especiales para mí y que los necesito.

Sí, sí, ya sé que me ha salido una carta un poco larga, por eso os voy a regalar una receta para que podáis luciros estas fiestas. No os preocupéis, es muy fácil y resultona. Yo también la miraba de reojillo al principio, pero cuando la probé, me enamoré, y creo que repetiré en alguna ocasión más durante estas vacaciones.

Vasitos de crema de castañas y chocolate

.

Ingredientes (para unas 10 porciones pequeñas de postre de comilona)

250 gr cobertura de chocolate 40%
250 ml de nata líquida
200 ml de leche
un huevo mediano
un tarro de unos 400 gr de puré de castañas azucarado (en este caso estaba aromatizado con vainilla)
250 ml de nata líquida (para decorar)

Trocear el chocolate y batir el huevo. Poner a cocer la nata con la leche, justo cuando empiece a hervir, parar el fuego y añadir un poco de este líquido al bol del huevo batido mientras se remueve sin parar. Añadir la mezcla con huevo a la cazuela, ponerlo en el fuego lo más bajo posible y remover continuamente. Cuando ya tenga textura de batido de leche, parar el fuego, añadir el chocolate troceado y dejarlo reposar unos minutos sin tocarlo. Batir todo bien, añadir el puré de castañas y seguir batiendo hasta que esté todo incorporado, sin grumos. Para ayudarse en esta tarea de dejar la crema sin grumos, yo usé la batidora eléctrica. Dejar enfriar en la nevera y servir en vasitos pequeños con un sombrerito de nata para decorar.

Es una crema que tiene una sorprendente textura de mousse. Las castañas se notan sin dominar demasiado, eso sí, las raciones tienen que ser moderadas, sobre todo si se sirve después de una cena de Nochebuena o una comilona de Navidad. No me digáis después que no estáis advertidos ;-)

Espero que disfrutéis mucho de este postre y si no os da tiempo a prepararlo, pasad por mi nevera, dejaré alguno para que recuperéis fuerzas la víspera de Reyes. Pasadlo bien, descansad todo lo que podáis y recibid un abrazote de vuestra,

Mar-Mota

domingo, 7 de diciembre de 2014

Felices coincidencias.

Un post con lista incluída ;-)

Te curras una escudella con caldo casero y esa misma noche bajan las temperaturas y es lo único que te apetece cenar.

Se te acaba el hilo de coser justo el domingo que sale el sol.

Image36-13

Decides probar estas palomitas con chocolate y coser unas servilletas para regalar, cuando Paula anuncia este genial y participativo calendario de Adviento.

Pides un bocadillo y un café en tu panadería de cabecera y cuando te sientas ante la ventana para tomar el primer sorbo, empieza a diluviar.

49/52 mañanitas

El día que decides preparar un chutney con tooodas las peras que se te están acumulando en el frutero, Heva publica uno de persimon y manzanas.

Y tirando de los hilos, descubres que tienes las mismas fuentes de inspiración que Montse.

¿Coincidencias?