jueves, 8 de diciembre de 2016

Ansiedad

Dicen que si vives en el pasado te sientes triste y si vives en el futuro tienes miedo. La verdad es que cuando pienso en el futuro del planeta sí que me da la ansiedad. Me da miedo que mis marmotillos no puedan disfrutar del planeta como yo lo he hecho, me da miedo que el agua vaya escasa, me da miedo que la basura se nos coma a todos.

Vuelvo al presente para poder solucionar alguna cosa y me siento pequeña, hormiguita empujando una bola de nieve enorme que va rodando y se lo va tragando todo. Pero eso es lo único que puedo hacer: pequeñas cosas como hormiguita y esperar que la acumulación de esas cosas produzcan algún resultado.

Advent

Éste está siendo el Adviento basurilla. Intento comprar lo mínimo posible (creedme, no es fácil resistirse a las sirenas que nos cantan desde las tiendas más cuquis de la ciudad, con sus ofertas y sus POP-UP Stores de edición limitada), aprovechar lo que ya hay por casa al máximo y crear la mínima basura posible. No es fácil, pero sorprendentemente, los niños no son el problema.

carquinyolis

La primera Navidad, el marmotillo sólo quería brazos. La segunda con lo que más se ilusionaba era con el papel de regalo. El año pasado fue cuando me di cuenta de que nosotros éramos los que estábamos creando un ser consumista. La primera tanda de regalos en Nochebuena, cuando abrió el primer regalo, pensó que era EL regalo y ya está. A finales de las vacaciones, para Reyes, tuvo tres regalos y le pareció poco. Este año sólo ha pedido una ranita de goma y no lo quiero estropear.

Estamos haciendo un calendario de Adviento de actividades, sin regalitos y apenas chocolatinas (Paula en su blog tiene un montón de ideas para esto) y empaquetando pequeños detalles para amistades y vecinos en cestitas de las que llevan los champiñones en la verdulería. Las llenamos de tarros con cosas ricas y bolsitas de carquiñolis, todo hecho en casa.

Cada año, a principios de diciembre nos traen unos limones aromáticos y jugosos en la caja de las verduras, me da pena que acaben en la vinagreta de la ensalada y hago esta crema de limón, que puesta en tarros y empaquetada en las cestitas es un detalle precioso para nuestros vecinos.

Lemon curd

Lemon curd

Ingredientes

4 limones
200 gr de azúcar
100 gr de mantequilla
4 huevos

Se pone la piel rallada, el zumo de los limones, el azúcar y la mantequilla al baño María. Cuando la mantequilla está derretida se añaden tres huevos y una yema batidos y se sigue cociendo al baño María unos diez minutos, removiendo a menudo, hasta que queda con la textura de unas natillas claritas. Se mete en tarros y se deja enfriar.

A nosotros nos gusta mezclarla con yogur, untarla en las tostadas del desayuno o mojar los carquiñolis en ella.

¡Salud!

martes, 22 de noviembre de 2016

La luz

El último trimestre del año se celebra la luz. Todas las fiestas que se celebran en Europa desde octubre hasta enero tienen la misma esencia: conservar la luz, que no se vaya, que no nos deje del todo. Ya sea encender velas dentro de calabazas o iluminar un aveto con miles de bombillitas, así nos resistimos a las tinieblas en el hemisferio norte.

Desde hace cuatro años, nosotros el once de noviembre nos paseamos por la ciudad con un farolillo. Este es el segundo que también lo hacemos con nuestra otra familia. Esa que nos ha acogido tan bien y con la que tenemos mucho en común, por ejemplo, que no haya reunión o fiesta en la que no se celebren también los platos de la temporada, los frutos que nos da la tierra en ese momento. Debe de ser que compartimos lo que es importante en la vida.

Laterne, Laterne

En esta ocasión había panellets, Strudel de semillas de amapola, castañas asadas, Lebkuchen, un espectacular Gugelhupf de chocolate... y el primer Punsch de la temporada. Son celebraciones sencillas, se trata de reunirse, charlar, cantar un poquito, comer mucho y que se esponje el corazón de agradecimiento por tener tantas cosas buenas cerca.

Deseando que llegue ya la de Navidad.

¡Salud!

domingo, 13 de noviembre de 2016

Siestas

He vuelto a publicar el proyecto de las siestas. Empecé este proyecto cuando el marmotillo mayor era pequeño. Ahora lo estoy continuando con el marmotillo pequeño. Lo he convertido en un proyecto sin prisa, intermitente pero permanente. Siempre está ahí.

magic bike

Cuando nació el marmotillo pequeño todos tuvimos que parar. Había un proyecto más importante que requería toda nuestra energía y los demás se quedaron en pausa. Sé que hay muchas cosas que he dejado inacabadas sin más, sin explicación, y siento que algo me dejo colgando. Poco a poco lo voy retomando, poco a poco voy a ir explicando, pero no quiero que la sensación de inmediatez me lleve, necesito poder ir a mi ritmo. Quiero intentar hacer las cosas bien.

Sé que los que estáis por aquí tenéis mucha paciencia y tampoco os dejáis llevar por las prisas, por eso seguís aquí. Por eso y por vuestro cariño os doy las gracias.

¡Salud!