jueves, 5 de julio de 2007

“Hoy me he levantado dando un salto mortal..."

Sí, ya sé que queda poco glamouroso comenzar con una cita de Hombres G, pero desde esta mañana que no me he podido quitar de la cabeza esta canción.

Hoy ha sido uno de esos días que parecían que iban a ser regular porque llueve y me ha dao tal rampa en el pie izquierdo que he visto las estrellas. Pero hacia mediodía ha mejorado tanto que no puedo dejar de cantar.

Primero, he ido a hacer unas gestiones que tenia pendientes, y la Seguridad Social austríaca me va a devolver unos eurines que había pagado de más.¡¡¡¡¡BOOOOOTE Y GRACIAS!!!!!

Después, he ido al mercado y todo el mundo estaba hiperamable, sonriendo y haciendo bromas que he entendido, cosa que me encanta porque no siempre es tan sencillo como aparenta.

A mitad de la compra, entre la parada de los guisantes y de las ciruelas, me ha llamado mi jefa y me ha dicho que hoy no tenía que ir a trabajar. Ya sé que así nunca me voy a hacer rica pero ¿quién no se entusiasma ante la idea de tener una tarde libre inesperada? ¡Es como si te regalaran tiempo!

Cuando he llegado a la parada del pescado con la intención de comprar un poco de atún, habían unos gambones argentinos que me miraban con ojitos tiernos... en fin, que no me he podido resistir. Además, me ha explicado el pescadero con cara de pillín tentador, están de oferta esta semana con lo que sólo me han costado 13 eurines de ná.

Así que yo, más contenta que unas pascuas, me vengo para casa y descubro que el HEMC de este mes va de langostinos. Después de una metida de gamba ya sé que los gambones también se consideran (más o menos) langostinos. Sus propiedades nutricionales están maravillosamente explicadas en la misma convocatoria del HEMC. Pero básicamente son un montón de proteínas, cinc para mejorar las defensas y los impulsos libidinosos ;-) y poquitas grasas... una joya, vamos.

Dejo ya de dar la brasa y allá va, mi contribución al HEMC número 13 (¿Coincidencia...?)

Ensalada de gambones argentinos a la plancha



Ingredientes (para dos):
8 gambones argentinos
dos buenos puñados de judías tiernas
un puñado de lechugas variadas
un puñado de rúcula
medio aguacate
un tomate grande
un puñado de olivas negras
albahaca fresca
cilantro fresco
una guindilla fresca
sal de mar
aceite de oliva
dos limones

Método:
Se hierven las judías tiernas al dente. Se enfrían debajo del chorro de agua. Se cortan en pedacitos los tomates y el aguacate. Se mezcla todo en un bol. Se deshuesan y se pican las olivas negras y se añaden. Se añaden las lechugas, y las hierbas aromáticas picadas.
Se pican junto con un puñado de cilantro la guindilla y la piel de un limón. Se disuelve el majado con el zumo del limón.
Entonces, se cocinan los gambones untados de aceite en la plancha bien caliente. Justo antes de terminar la cocción se les añade el majado, unas escamitas de sal de mar, y más zumo de limón.
Se aliña la ensalada con aceite, sal, pimienta y limón o vinagre y se sirve con los gambones, un buen trozo de pan y un buen vino.

Todo ha salido tan bien que espanta. ¿Cómo se llama cuando todo confluye y no es el Triángulo de las Bermudas?

¡Salud!

9 comentarios:

  1. Gracias por esta receta, que tiene una pinta exquisita y que además podremos hacer sin ningún cambio o adaptación, ya que ninguno de sus componentes contiene gluten.

    Un fuerte abrazo y disfruta de tu tarde libre, y como dice un viejo refrán: "el tiempo es oro y el que lo desperdicia bobo".


    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
  2. Se llama "deputamadre", creo.
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. La ensaladas me gustan ¿toas... toas... toas...!

    Hay que ver que agradecidos son estos bichos :)

    ResponderEliminar
  4. Se llama lango-des-tino. Y va a ser entonces que he comido toda mi vida gambones sin saberlo y en Navidad, para celebrar la bancarrota, tigres.
    Sigo mirando la foto y babeando. Todos llevamos un masoquista dentro.

    ResponderEliminar
  5. Ana y Víctor, me alegra de que os haya gustado mi receta. Desde que visité vuestro blog, no paro de mirar etiquetas y reflexionar sobre los ingredientes de mis recetas.

    Marisa, pues sí, esa definición creo que se ajusta bastante ;-)

    Margarida, agradecida le estoy yo a ellos por existir y dejar que me los coma. Qué sacrificaos que son los animalicos, por la felicidad de una... ains...

    Guru, pues ojalá todos los destinos tuvieran ese color rosadito y ese sabor a mar... :-)

    Besos a todos!

    ResponderEliminar
  6. No sé si debo confesarlo pero a mí me encantan Hombres G...
    Felicidades por el blog, yo también te iré visitando!

    ResponderEliminar
  7. boomings, gracias por tener la confianza de confesar esas cosas. No te preocupes, tu secreto está a salvo conmigo ;-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. hummmmmmmmmmmmmm ¿¿¿¿es posible tener para dentro de un rato una media docena hechos?????

    ¡¡¡¡Una receta estupenda!!!!

    ResponderEliminar
  9. Uy! Pues se puede intentar... ahora voy al mercado a ver si quedan. :)
    Me alegro de que te guste la receta!

    ResponderEliminar