martes, 25 de marzo de 2008

Bueno, bonito y barato

¿Compraríais un producto de no muy buena calidad y caro? ¡Naturalmente que no!, vaya estupidez que acabo de preguntar. Ese es el motivo por el cual no compro jamón español aquí. El jamón español que veo en los supermercados es carísimo y además no tiene muy buena pinta. Es verdad que a veces incluso he llegado a encontrar jamón ibérico pero da una penita, el pobre, que prefiero disfrutar de un buen jamón local antes de gastarme una fortuna en algo de una calidad dudosa.

El Schinkenspeck es un jamón muy rico, puede ser ahumado o sólo curado, más magro o más graso (casi bacon, entonces es Speck a secas), se usa en la cocina austríaca para infinidad de cosas y se come como Jause (snack) en muchísimas ocasiones.



¿Que no es lo mismo? Es verdad. El Schinkenspeck no se puede comparar con el jamón ibérico porque son dos productos diferentes y hay que aprender a apreciarlos sin comparaciones, por lo que cada uno es. Es como pretender comparar manzanas y naranjas, no se puede, son dos cosas distintas pero las dos son igual de ricas... ¿no?

¿Por qué todo este rollo? Pues porque Marian ha escogido como tema del mes en el HEMC 20 el jamón ibérico. Yo lo he sustituido por jamón teutón para hacer esta rica receta con la que mi madre me enseñó a tener gusto por lo verde.

Judías verdes con tomate y jamón



Ingredientes (para uno con buen apetito)

300 gr. de judías verdes congeladas (las frescas aún no se pueden comer)
una taza de tomate triturado
aceite
sal y pimienta al gusto
tres lonchas de jamón cortadas a trozos pequeños (en mi caso, es un Schinkenspeck curado biológico riquísimo)

Se ponen a hervir las judías en agua salada hasta que estén al dente. Mientras, se fríe el tomate triturado (si apetece, se puede añadir cebolla o ajo a la salsa). Cuando las judías están listas, se echan en el tomate y se dejan unos minutos que cojan sabor. Se añade el jamón, se deja que se caliente, se añade sal y pimienta al gusto y se sirve inmediatamente.

Una receta rápida y sabrosa con la que me inicié en el mundo de comer verduras. ¡Hay que ver lo "asquerosita" que era de pequeña! este plato era de los pocos que me gustaban.

¡Salud!

13 comentarios:

  1. Corroboro lo rico que está el Schinkenspeck y otras variedades de jamones "teutones". Claro que no se puede comparar la velocidad con el tocino (nunca mejor dicho), pero ¿por qué vamos a comparar si podemos disfrutar de tanta variedad?
    Qué rico ese plato... incluso para tener tanto verde ¡jeje!

    ResponderEliminar
  2. Pues no, no es lo mismo. Y sin embargo está muy rico y me gusta cómo queda en la pizza. ¡Ñam!

    ResponderEliminar
  3. Claro que no es lo mismo, pero es "resultón" y como dices no hay que compararlo con el ibérico y apreciarlo tal y como es ;-)
    Me gusta la receta que propones, es sencilla y sabrosa :-)
    Petonet!

    ResponderEliminar
  4. Qué curioso, xq yo lo odiabe de peque! Ahora ya lo tolero. También era tela de asquerosilla, una. Un besete!

    ResponderEliminar
  5. Vas a decir seguro que soy una frívola...¿sabes dónde se me va el ojo? ¡AL CORTE FINÍSIMO DE ESTE TIPO DE JAMÓN!
    Siempre echo de menos esas lonchas finas que desprenden mejor el sabor...
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Hola, Marona,

    Soy nueva en tu blog, he llegado hasta él por Iban y su "¿Te quedas a cenar?", y tengo que decir que me encanta leerte. Yo también soy una "exiliada", aunque no echo nada de menos el jamón (tengo una cierta tendencia al tofu...). Te invito a pasarte por mi blog:
    http://micocinaenmontreal.blogspot.com/
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué buena pinta tiene tu plato de judías verdes (qué verdura no está buena tan bien acompañada?)y ese jamoncito teutón...

    ResponderEliminar
  8. Oye! Pues tiene buena pienta, e? Yo con gusto le hincaba el diente... y esas judías, marona, has probado a hacerlas con patatas y luego ha echarle por encima un sofrito de ajo? Así es como se comen en mi casa y están buenísimas!

    ResponderEliminar
  9. Ayyyyy lo que tenemos que hacer las mamis para que los niñitos coman. Este me lo apunto yo en un lugar especial. A ver si al ratón le entran ganas.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola! La primera vez que un aborigen me propuso comer jamón (Prosciutto, en este caso) con pepinillos, me eché las manos a la cabeza, pero está riquisimo en bocata.
    Abracetes,
    P.

    ResponderEliminar
  11. noema, eso digo yo, ¡vamos a disfrutar de todo lo que se nos ofrece!

    guru, en la pizza a mí me gusta más el Speck ahumadito... mmmh...

    boomings, es sencillísima, en un cuarto de hora estás cenando. No hay excusa para no comer bien. Además todos los ingredientes los puedes tener en la despensa por anticipado.

    alba, ¿a ti no te gustaba? a mí me gustaba más que las judías con patata... en fin, en esto del comer siempre hemos sido "complementarias" tú y yo... jejeje

    cannella, sí, es una de las características de las charcuteras de estas tierras, lo cortan todo fino, fino, como de papel. Pero siempre puedes comerte las lonchas de dos en dos :D

    arantza, ¡hola! ¡bienvenida!. Veo que tú también eres fan del blog de Ibán, jejeje Me voy a dar un paseíto por tu blog, a ver qué te cuentas.

    mar, desde luego que hacen una muy buena pareja... :D

    Ana, me alegro de que te guste.

    izaskun, mmmh... patatas y sofrito de ajo... mmmh, la próxima vez caen así. ¡Gracias por la idea!

    rosalisabel, sano, sanote, puro machote :D:D

    marta, yo creo que si además, le pones pasta con alguna forma divertida y ¡la tienes en el bote! ;)

    paco, la verdad es que había muchas cosas antes por las que me llevaba las manos a la cabeza y ahora ya no tanto... ¿será que me estoy integrando? :D:D

    Muchas gracias a todos por los comentarios. ¡¡¡Un abrazote gordo!!!!

    ResponderEliminar