lunes, 9 de julio de 2018

12 pequeños cambios: hecho en casa, hecho a mano

Otra vez tarde, pero aquí estoy explicando cómo ha ido en junio y lo que pretendo en julio. Basta con que me plantee que no voy a mirar tanto el móvil para que lo mire mucho más que el mes anterior, pero una cosa es cierta: cuando he usado pequeños trucos para resistir, lo he conseguido. ¿Qué trucos me han funcionado muchas veces (que no todas)? Ponerme un límite de tiempo (5-10 minutos) cuando me descubro navegando sin rumbo, dejar el móvil en casa cuando vamos al jardín comunitario o por el barrio, dejar el móvil en el bolso los fines de semana, sobre todo los que estamos fuera, o desconectar los datos móviles para las aplicaciones más peligrosas como Instagram o el navegador. Estoy contenta de mi desconexión, sé que podría mejorar, pero es un proceso. Quizás en nuestras vacaciones de agosto ya me atreva a estar toda la semana sin pantalla... a ver ;-)

En julio el reto que nos planteamos es dejar de comprar cosas y hacerlas uno mismo. Me da la impresión que este reto resume un poco los anteriores porque hacer algo en casa te permite hacer la cantidad que necesitas evitando trastos o sobras creando ruido por casa, evitas productos tóxicos, embalajes y puedes reusar cosas que tienes ya por casa.



La reflexión de Gemma sobre el valor de lo hecho a mano, todo lo que aporta hacer las cosas uno mismo en vez de simplemente ir a comprarlas, ha sido de lo mejor que he leído esta semana. en Austria, un país donde el valor más preciado de todos es el tiempo propio, se valora muchísimo todo lo hecho en casa y regalar una bolsa de galletas salidas de tu cocina, con sus deformidades y sus zonas chamuscadas será infinitamente mejor recibido que regalar un paquete de galletas delicatessen. Porque te has tomado la molestia de hacer algo por la otra persona usando lo más preciado que tienes: tu tiempo.



En la cocina hago muchas cosas yo misma: el muesli, la mermelada, los pasteles, el caldo "instantáneo", la masa de pizza, los panes planos, los polos, los refrescos y últimamente estoy añadiendo a la lista fermentados y encurtidos. Así que me planteaba empezar a hacer mi propia ginger beer, porque con las verduras en sal me ha ido muy bien (he conseguido los pepinillos crujientitos, ¡ñam!) y quiero empezar a fermentar con azúcar, a ver qué pasa. Prometí al marmotillo que cuando en el mercado hubiera tomates maduros haríamos ketchup, así que ese va a ser otra de las recetas que vamos a probar. También es verdad que julio es el mes sin plástico y que tanto refrescos como salsas son cada vez más difíciles de encontrar sin envase de plástico, así que vamos a hacer nuestra pequeña aportación al #plasticfreejuly y prometo un informe de los resultados.

¿Te animas a hacer en casa algo que siempre has comprado? ¿Crees que aporta algo o es una pérdida de tiempo? ¿Te apetece compartir tus reflexiones, retos con todos en #12pequeñoscambios? ¡Qué ganas de leer vuestras aportaciones! :-)

¡Salud!

1 comentario:

  1. Somos representantes del Iowa Lutheran Hospital ubicado en Iowa City, EE. UU., Estamos aquí una vez más para comprar riñones para nuestros pacientes y han acordado pagar una buena suma de dinero a todos los que deseen donar un riñón para salvarlos y así Si está interesado en ser un donante o si desea salvar una Vida, debe escribirnos en el correo electrónico a continuación.

    Esta es una oportunidad para que usted sea rico, le aseguramos y garantizamos una transacción 100% segura con nosotros, todo se hará de acuerdo con la ley que guía a los donantes de riñón.
    Así que no pierdas más tiempo, escríbenos amablemente en iowalutheranhospital@gmail.com
    También puede llamar o contactarnos en whatsapp +1 929 281 1248

    Iowa Lutheran Hospital.

    ResponderEliminar