viernes, 14 de diciembre de 2007

...dressed in Holiday style...

A leña, canela y clavo huele Salzburgo durante las cuatro semanas antes de Navidad, el Adviento.
Son cuatro semanas mágicas no aptas para los que no les gusta la Navidad. La ciudad se llena de luces, adornos y cálidos aromas de galletas y Glühwein.





En esta época los primeros fríos hacen mella pero para eso están los mercados de Adviento. Te abrigas bien, te reúnes con tus amigos después del trabajo alrededor de algo para comer y una taza de vino caliente especiado, y te ríes, y te explicas la vida, y arreglas el mundo... y aunque el termómetro marque bajo cero, notas el calor del alcohol en las mejillas y el de una agradable conversación en el corazón.


Foto robada a Alba Sastre. Gracias cariñet, es preciosa, ¡debería haber ganado el concurso!

Pero si no tienes ganas de salir a la calle, el Adviento puede entrar en tu casa preparando unas galletas típicas de la época. Éstas que presento no tienen colesterol y (si se vigilan ciertos ingredientes, como la canela o los frutos secos) tampoco gluten, además de ser sanas para el corazón... así toda la familia puede disfrutar de su cálido sabor. Además, van a ser mi colaboración al HEMC de este mes!!!! Que ilusión volver a participar!!!!

Zimtsterne (estrellas de canela)



Ingredientes (para unas 50 galletas)
150 gr. de azúcar en polvo
3 claras de huevo
una pizca de sal
una cuchara de postre de canela molida
una cuchara de postre de piel rallada de limón
350 gr. de avellanas molidas

Se precalienta el horno a 150ºC. Se tamiza el azúcar y se montan las claras con la pizca de sal. Se va añadiendo el azúcar tamizado a las claras y se siguen montando hasta obtener un merengue. En un bol grande se mezclan las avellanas molidas, la canela y la piel de limón. Se apartan unas 6 o 7 cucharadas del merengue y se reservan. El resto del merengue se añade a la mezcla del bol con una espátula de cocina.
Con ayuda de "papel film" y un rodillo se aplana la masa y se cortan las galletas con un corta pastas en forma de estrella.
Se van colocando las galletas en bandejas preparada con papel de horno, sin dejar demasiado espacio entre ellas ya que no suben mucho. Se adornan con un poco del merengue reservado y se hornean unos 15 minutos por tanda.
Se dejan enfriar sobre una rejilla y se disfrutan con una bebida caliente especiada.

¡Ya podemos dejar que nieve!

12 comentarios:

  1. ¡Pero qué buena pinta!...

    Y yo, que soy fanático de las avellanas...

    A pesar de que me cuesta ponerme con la repostería, estas las hago seguro... fáciles parecen, desde luego...

    Un saludo y muchas gracias por tu contribución a HEMC#17... y un brindis con vino caliente, je, je...

    ResponderEliminar
  2. Que hermosas fotos, ésta es mi época favorita del año. Que sabrosas se ven esas galletas!

    Saludos desde Ohio

    Ben

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué ricas, mar-motilla!
    ¿Queda crujientes? ¿O blanditas? y ¿qué tal se conservan?

    ResponderEliminar
  4. me fascinan tus fotos, y tambien tus recetas,
    tienes un blog entrañable,felicidades
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Te han quedado perfectas esas galletas!! Me alegra tenerte otra vez por aqui.

    Besis

    ResponderEliminar
  6. Estas galletas me suenan... jejeje. El vino caliente este no me acabó de convencer pero sí ayuda un poco a pasar el frío.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  7. He llegado a tu blog por casualidad, pasando por "The flying pilgrim" y "¿Te quedas a cenar?", y me hace mucha ilusión ver que no soy la única españolita adicta a las Plätzchen! Vivo en Alemania desde hace 10 años... y esta vez me ha pillado el toro: La familia alemana se me presenta en casa el sábado y aún no he hecho una triste galleta...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. delokos, son facilisimas y se hacen en un plis!

    ben, yo aún no tengo decidido cual es mi época favorita del año. Tengo que pensármelo, todas tienen cosas que me encantan! :)

    guru, quedan más bien blanditas, pero a medida que van pasando los días quedan más crujientes ;) En dos semanas todavía se les podía hincar el diente, aunque se tenía que hacer con fuerza :D

    la sopa gansa, me alegro de que te guste mi blog y mis fotos, el blog lo hago con mucho cariño, y las fotos, estoy aprendiendo con un gran maestro

    marta, yo también me alegro de estar por aquí otra vez! Os echaba de menos!

    boomings, bueno, el merengue de las originales está mucho mejor distribuido pero estas están hechas con mucho cariño :) El vino caliente tampoco es que sea mi fuerte, pero me encanta el olor que hace y es la forma más eficaz de mantener las manos calentitas!

    natalika, ¡Dios! ¡Una crisis familiar de Plätzchen! Pues estas te van a ir que ni pintadas, porque no necesitan ni reposo ni nada. Se hacen en un momento y son sanas sanotas!

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios! Abrazos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Tengo una amiga q vive en Alemania que hace estas galletas en navidad y me encantan, veo que no son muy complicadas, lo único q me falta es la temperatura del horno, plis, maroneta.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola ARA! Pues la temperatura del horno es muy bajita, sólo 150ºC. :) Este año con la misma cantidad de masa hice menos galletas y más gorditas. Me salieron como la mitad. Ya me dirás cómo te han quedado. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    Divinas! Estas galletitas me la anoto para hacerlas esta Navidad.
    Muy lindo tu blog!
    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Hilmar, ya me contarás cómo te han quedado :)

    ResponderEliminar