domingo, 8 de febrero de 2015

Cosas que hacer en invierno cuando eres una marmota

Cuando eres una marmota, en invierno duermes. Duermes mucho lo que te dejan y, curiosamente, cuando haces la siesta, esa tarde tus congéneres son mucho más simpáticos y el marmotilllo se porta mucho mejor, ¡qué coincidencia!

Film8507_18-13

También tienes mucho frío, así que sólo sacas el hocico de tu madriguera cuando hace solete y vas a muchos museos, sobre todo a jugar y a subirte en locomotoras.

Comes demasiado pan: con mantequilla, con mantequilla y mermelada, con mantequilla de cacahuete, con mantequilla y miel, con mantequilla y chocolate…

Film8507_15-11

Tomas demasiado café y enciendes el horno a menudo, para hacer tartas, bizcochos y cualquier verdura que se deje. Porque mi nueva tendencia, desde hace tiempo, es la de encender el horno hasta para hacer sopa.

Te dedicas a participar en todos los eventos que haya en internet, desde hacer una foto diaria para Febrero sin edulcorantes a Una porción y media que, por cierto, se va llenando de cosas lindas y que os animo a participar con coles o con cualquier otra cosa que tengáis hoy para comer, en el grupo de Flickr o con el tag #unaporcionymedia en Instagram.

Desde octubre, siempre, siempre, siempre tienes en la despensa leche de coco, especias que puedan convertirse en un curry y calabaza. Siempre, excepto cuando sólo tienes zanahorias y entonces, te fías de Heidi, porque ella nunca te ha decepcionado.

Crema de calabaza asada (una receta en dos fases)

Film8507_17-12

Ingredientes

una cebolla
un kilo de calabaza (mi favorita es esta)
aceite de oliva
una cucharadita de aceite de coco (o mantequilla, o aceite de oliva)
una cucharadita de curry, garam masala, o cilantro en polvo y cúrcuma
una lata de leche de coco

Se calienta el horno a 200 grados. Se corta a trozos medianos la calabaza y la cebolla, en una fuente que pueda ir al horno se ponen las verduras y se untan con aceite. Se asan en el horno de 20 a 30 minutos, hasta que estén tiernas y doradas.
En este momento se puede seguir con la receta, o si no se tiene tiempo, se pueden reservar las verduras hasta el momento de acabar la sopa.
Se pone el aceite de coco en una olla y se tuestan las especias, se añaden las verduras, la leche de coco y se acaba de cubrir todo con agua (o caldo, si se tiene). cuando empieza a hervir, la sopa está lista, sólo hace falta triturarla para tener una crema.

Se puede servir con arroz, pero cuanto más frío hace, más difícil se me hace prescindir del pan, cuanto más oscuro, mejor.

¡Salud!


4 comentarios:

  1. Ay, madre! a ver si voy a ser también yo una marmota un poco disfrazada, que lo de dormir no mucho, pero lo de tener ganas de comer pan a todas horas me está pasando desde que ha llegado el frío!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mantequilla, muuucha mantequilla ;-) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Val, d'acord, la recepta de la crema, perfecta, però i la de la tarta de poma que es veu per aquí dalt....? per a quan? és que fa una pinta.....
    Tapa't i cuida't

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tarta de poma s'ha de perfeccionar, paciència, sóc una marmota que va a ritme de tortuga ;-)

      Eliminar